miércoles

REUNION DE VECINOS 25 DE ABRIL 2014
















ESTAS IMAGENES PERTENECEN A LA REUNION DE VECINOS QUE LOS COORDINADORES ORGANIZARON PARA COMPARTIR LAS PROPUESTAS EN EL 2014
MUCHA VARIEDAD DE TALLERES, DE REFLEXIÓN, PRODUCCIÓN Y RECREACIÓN.

GRACIAS VECINOS POR COMPARTIR !!!

domingo

CeSac 2 00 bicentenario



viernes

Coordinadora Gral. del Programa Talleres Lic. Verónica Delrio


EN LA JORNADA DEL AREA PROGRAMÁTICA DEL HOSPITAL PIROVANO
En la foto la Dra. Alejandra Semisa presenta a la Lic. Verónica Delrio, disertante en la "Jornada la Comunidad y el Hospital" correspondiente al Area Programática del Hospital Pirovano, por los 20 años del programa talleres en el centro de salud N°2.

NUESTROS DESEOS PARA EL 2014


Si en la lucha el destino te derriba,
si todo en tu camino es cuesta arriba,
si tu sonrisa es ansia insatisfecha,
si hay siembra excesiva y pésima cosecha;
si a tu caudal se le oponen diques...
date una tregua;
pero, no claudiques.

Rudyar Kipling


FELICIDADES PARA TODAS Y TODOS Y UNA EXCELENTE VIDA LLENA DE PROGRESOS Y REALIZACIONES EL EQUIPO DE COORDINADORES.


Taller Tejidos junto a Alicia
Es uno de los grupos que en talleres recrean una salida laboral en cualquier edad. nuestras felicitaciones a Alicia Fernández, la coordinadora, por impulsar en tantas personas actitudes de solidaridad y creatividad durante 22 años.







EL EQUIPO DE COORDINADORES 2010 a 2014
 EN LA TAREA DE REFLEXION ACERCA DE SUS TALLERES

Gloria Solarz, Marcela San Felipe,  Mirta Morales, Alicia Fernández, Nora Coen, Mario Feller, Silvia Jamez, María Inés Ramadan, Andrea Bellini , Estela Abrate y la incorporación de Lourdes Ortiz al Programa
junto a Verónica Delrio, en la 
coordinadora general

AGRADECIMIENTO

Por la permanente colaboración de la Jefatura del Centro de Salud del Dr. Francisco Agosta y del Area Programática  Dra Miriam Marina y  Dra Alejandra Semisa 

OFRECEMOS

- Atención Primaria de la Salud - Relación Solidaria entre Vecinos - Integración con Acento Comunitario -Desde el Programa Talleres del Centro de Salud ....definir comunidad es mas
 fácil...
Se define comunidad como un conjunto de interacciones, comportamientos humanos que tienen un sentido, y expectativas entre sus miembros, que comparte un medio geográfico con características propias en un espacio histórico. No solo son acciones, sino basadas en esperanzas, valores, creencias y significados compartidos entre personas. Según como se establezcan sus vínculos más amplios o menos amplios, habrá o no una mayor heterogeneidad



Cuento Los siete ciegos y el elefante:En un pueblo, había siete hombres ciegos que eran amigos, y ocupaban su tiempo en discutir sobre cosas que pasaban en el mundo, fuera de ellos, Un día, surgió el tema del : «elefante». Ninguno había «visto» nunca un elefante, así que pidieron que los llevaran a un elefante para descubrir cómo era. Uno tocó su costado, otro la cola, otro la trompa, otro la oreja, otro la pata, etc. Después se reunieron para discutir lo que habían «visto». Uno dijo: «un elefante es como una pared» (pues había tocado su costado). «No, es como una cuerda», dijo otro. «Estáis los dos equivocados» dijo un tercero, «es como una columna que sostiene un techo». «Es como una serpiente pitón», dijo el cuarto, «es como una manta», dijo el que había tocado la oreja.

Y así siguieron y siguieron discutiendo.

Hay quien cuenta que discutieron tanto que dejaron de ser amigos. los siete ciegos que fueron a «ver» un elefante (uno tocaba las patas, otro el costado, otro la oreja, otro la cola, etc.) y cada uno «vio» algo diferente, todos tenían razón pero casi ninguno estaba de acuerdo con los demás, por eso dejaron de ser amigos para constituir un grupo con vinculos, mas o menos heteregóneos, con creencias y significados comunes y diferentemente esperanzados...

DISTINCIONES

Dentro de su trayectoria el Programa Talleres fue premiado: en dos oportunidades, en los años 2000 y 2002 -  gestion del G.C.B.A.



Año 2000


Año 2002

PROGRAMA TALLERES DE PRODUCCIÓN , RECREACION Y REFLEXIÓN

El Programa Talleres del CESAC Nº2 se creó hace 22 años y siempre fue coordinado por el profesional del Trabajo Social Lic. Verónica Delrio.

Comprende en la actualidad, alrededor de una docena de talleres, donde se genera un proceso dialéctico que permite ir de la acción a la reflexión y viceversa.
Cada taller es sostenido por vecinos que son seleccionados por el profesional y que cumplen con varios objetivos operativos. De acuerdo a ello, se clasifican en: de Producción doméstica y comercial, de Reflexión para fortalecer la identidad junto al otro y lograr los mecanismos de equilibrio mental, y para el tiempo ocioso como los de Recreación. La actividad en taller sirve para desarrollar lo elegido, pero es en realidad, un instrumento, es método y técnica, que desde el espacio grupal, cumple con una función pedagógica, generando un proceso educativo, un aprendizaje que tiene al mismo tiempo efectos terapeúticos. En el marco del Programa, se promueve un constante diagnóstico participativo junto a los instructores y coordinadores de talleres a través de la detección de emergentes en las intervenciones individuales y grupales, que a través de la técnica de grupo operativo y su interjuego de roles, intenta construir un nosotros que le sirva a su comunidad.




ALGUNOS INTEGRANTES DEL EQUIPO 2014





hacer clic sobre la imágen para ampliarla







UN RELATO VIVENCIAL


Dice Romina Caputo, incondicional colaboradora del Programa, acerca de los objetivos.
Una experiencia que marcó un antes y un después. En el año 2000, me inscribí en los Talleres del Centro de Salud. Durante todo el año ocupe mi tiempo libre en aprender cosas que me interesaban. A fin de ese año, escuche a Verónica (a quien todavía no conocía) hablando con otras usuarias de los Talleres: “necesito a alguien que me ayude” y sin pensarlo le dije: “yo te puedo ayudar”. Me propuso ir dos veces por semana para ayudarla con la inscripción, pero eso no fue todo, justo se acercaba la Muestra de fin de año y todo estaba alborotado. Fui conociendo a los Instructores durante ese tiempo y los acompañé en la Muestra. Me parecieron muy interesantes las cosas que hacían, cómo participaban en el grupo y trabajaban para la comunidad. Decidí, entonces, quedarme junto a Verónica y los Instructores. Estar en el Programa Talleres me ayudó a decidir mi vocación, empecé a estudiar Trabajo Social. Durante los siguientes años fui aprendiendo muchas cosas, la más importante: que toda persona está atravesada por factores sociales, económicos, psicológicos, ambientales, que influyen en su proceso de salud-enfermedad, y por lo tanto debemos tener una mirada integral e integradora, desde lo biológico como desde lo social, para poder planificar de qué manera actuar “a favor de la salud, en contra la enfermedad”. Y esto es lo que hacemos día a día desde el Programa Talleres. También aprendí que para participar de algo no sólo alcanza con acercarse o concurrir a un lugar, sino que hay que implicarse, incluirse personal y psicológicamente, lo que se dice “ponerse la camiseta”. Y esto supera el mero hecho de “estar en un lugar mientras las cosas pasan por al lado tuyo”. Es animarse a la experiencia. Es algo que vas sintiendo cuando te comprometes con la tarea, cada uno desde sus posibilidades, pero siempre con muchas ganas. Aprendí, además, cosas “más técnicas” que me ayudaron en la carrera: trabajar con personas, con grupos, con la comunidad, hacer entrevistas, participar en reuniones, hacer diagnósticos,… Y todo esto, casi sin darme cuenta, agregó un plus a mi persona. Hoy siento un gran crecimiento personal, más allá de los conocimientos que obtuve (y sigo obteniendo), incluyo todo lo que se refiere a lo vivencial y relacional. Gracias a Verónica que me dio la posibilidad de desarrollar mis potencialidades y me acompaña en el proceso. Y a los Instructores con quienes comparto muchas vivencias. Espero que muchas personas puedan tener experiencias como esta, porque de verdad vale la pena. Sólo hay que animarse.
A pasado el tiempo y ahora Romina Caputo es Licenciada en Trabajo Social UBA y colaboradora en la coordinación del Programa.


Jorge Gallo ex- Coordinador del Taller nosotros en el Cine, cuenta cómo llegó al Programa.....

En 1993, como productor del Programa “Villa Pueyrredón en Vivo”, me acerqué a “La salita” (el Centro de Salud y Acción Comunitaria de la calle Terrada) para hacer una nota acerca de los servicios que ofrecía la Institución a la comunidad. Intuía que me iba a encontrar con lo elemental que puede ofrecer una “salita”: vacunación, una guardia, algún clásico programa de prevención de enfermedades y tal vez consultorios. ¡Oh sorpresa! En el centro funcionaba, desde hacía ya algunos años, un Programa de Talleres, sí, talleres que coordinaban vecinos para otros vecinos, en los cuales se capacitan, reflexionan, se vinculan unos con otros. Siempre sostuve la existencia del vínculo entre la enfermedad y los problemas del espíritu, es decir, no dudaba de la presencia de un determinante psicosocial de las enfermedades y que, en función de ese principio, la enfermedad suele ser un emergente de un problema cuyo carácter no es exclusivamente fisiológico. Para ello, entonces, un apropiado método de prevención lo constituiría una tarea que se atenga, entre otras cuestiones, a las del alma, del ánimo, del estar en armonía con uno y los demás, la existencia del Programa de Talleres fue una sorpresa para mí en aquel entonces, ¿porque una sorpresa?, dos razones, una de índole más objetiva, conozco la reticencia de los médicos, por ser hijo de medico, y las instituciones sanitarias a hacer hincapié en el costado no fisiológico de las enfermedades, pero había otra razón, una razón de carácter más subjetivo, que tenía que ver con mis limitaciones, la prevención de enfermedades vía la reflexión conjunta y la introspección es difícil plasmarla en lo concreto, además no goza aún (y menos en ese tiempo) de muy buena prensa, es compleja y se enfrenta a una gran serie de prejuicios, algunos de ellos de los que yo no escapaba, aún mi formación. Diez años después de aquella sorpresa, pongo en práctica aquellas ideas que con tanto fragor pregonaba pero con menos éxito concretaba, coordino un taller de reflexión, vemos cine y luego debatimos, las imágenes, las situaciones que plantea la película nos estimula a forjar ideas nuevas, a poner en cuestión otras que parecían incólumes, a ponernos en acto mediante la palabra. Esta experiencia enriquece espiritualmente a quienes asisten y a mí personalmente, interactuando y reflexionando con ellos me hago mejor persona y estoy mejor con quienes me rodean. Es una forma nada menor de afirmarme en una vida más sana y por eso, más libre.